Actualidad y Publicaciones
18/03/2016
Publicaciones económicas

Panorama: China encuesta de pago corporativa, sólo unos pocos se salvaron

Panorama: China encuesta de pago corporativa, sólo unos pocos se salvaron

En 2015, pocas compañías en China se escapan de los retrasos en los pagos: afectados 80% de los corporativos. 

Una nueva encuesta de Coface sobre la gestión del riesgo crediticio, a la cual respondieron 1,000 empresas situadas en China, revela que en 2015, continúa el deterioro de los pagos entre empresas, 8 de cada 10 empresas, experimentaron retrasos en los pagos. Coface prevé que el crecimiento del PIB se desacelerará a 6.5% en 2016 (contra 6.9% en 2015). Además de los problemas sin resolver del alto apalancamiento y el exceso de capacidad de muchos sectores, la presión a la baja sobre el RMB y la volatilidad del mercado de valores, son preocupaciones para el mercado chino en 2016. En el corto plazo, no se espera que los impagos mejoren.

Los retrasos en pagos corporativos continúan, a pesar de una política crediticia más prudente

En 2015, las condiciones de crédito ofrecido por las empresas chinas se deterioraron nuevamente, reflejando una política más prudente en el otorgamiento de crédito a los clientes. Esto probablemente, es el resultado de la combinación de la experiencia de pagos degradada en los años recientes, deterioro en la confianza y el bajo crecimiento de las expectativas

Los riesgos van en aumento, el 80.6% de las compañías encuestadas han experimentado retrasos en pagos en 2015 (contra 79.8% en 2014). 58.1% de estas firmas, también han reportado un incremento de sus montos. Un alto porcentaje de los encuestados (+4 puntos porcentuales, es decir 10% del total)  dijo que el promedio de los plazos de los créditos, ha sido superior a los 150 días. 17.9% de las compañías que participaron en el estudio han hecho frente a períodos particularmente importantes (de más de 180 días) cuyo monto es superior al 5% de su facturación anual. El aumento de pagos con plazos muy largos está incrementando la presión en la situación financiera de las empresas.

Estos resultados van en línea con las cifras de los préstamos morosos (NPL por sus siglas en inglés) publicados por la Comisión Reguladora de la Banca de China. El ratio de NPL alcanzó 1.59% a finales de 2015, su nivel más alto desde 2009 (comparado con el 1% en 2013)[1]. La morosidad aumentó más de 50% en los primeros tres trimestres de 2015. En este contexto, el riesgo de un aumento en los impagos no debe subestimarse.

Una economía problematizada con múltiples desafíos en 2016

Las firmas chinas están sufriendo de sobre capacidad y bajas utilidades y ahora tienen una alta probabilidad de quiebra, ya que el gobierno ha decidido enfrentar la sobre capacidad y las compañías “zombies” (son aquellas compañías muy endeudadas las cuales necesitan un paquete de rescate para poder operar). A pesar de que el crecimiento del crédito es lento, la deuda privada continúa creciendo más rápido que el PIB. China todavía no ha iniciado el proceso de desendeudamiento y los riegos se están incrementando. La deuda que sostiene el sector privado no financiero alcanzó 201% del PIB en Junio de 2015, comparado al 114% en Junio de 2008 y el 176% en Junio de 2013.

En 2015, el PIB de China registró un crecimiento de 6.9%, que fue el más bajo en 25 años, la previsión de Coface de 6.5% para 2016 constituiría otro nuevo récord. La actividad sufre de un proceso de reajuste y de la debilidad de la demanda a nivel mundial.  Las autoridades están implementando reformas necesarias para reequilibrar el crecimiento a favor del consumo y los servicios. A pesar del efecto positivo en el mediano plazo, este reajuste ha tenido algunos efectos negativos a corto plazo y generó fuertes desafíos para las compañías, golpeando las utilidades y exacerbando el riesgo crediticio.

Los mercados de valores en China han experimentado un nuevo episodio de caídas (-16% durante la primera semana de enero) y volatilidad. El fuerte uso del margen financiero (inversionistas que se endeudan para comprar acciones) ha incrementado los riesgos crediticios y podría intensificar la espiral negativa. Al mismo tiempo, el yuan ha registrado una caída sin precedente, alcanzando después de 5 años, la más baja cotización contra el US dólar durante la primera semana de enero. La valuación del yuan también está sufriendo la salida de flujos de capital agravada por las preocupaciones concernientes a la desaceleración de la economía china.

Por el lado de la política monetaria, el Banco Popular de China inició un ciclo de relajamiento en noviembre de 2014 y ha reducido la tasa de interés preferencial 6 veces (165 bp), redujo el ratio de reservas obligatorias de los bancos en 5 ocasiones (-300bp) e inyectó liquidez a la economía (1.5 trillones de RMB en enero de 2016, vía diferentes mecanismos). Sin embargo, estas medidas de relajamiento monetario no han sido efectivas hasta ahora.

“La estrategia del gobierno es ambigua y las autoridades están atrapadas en dos objetivos.  Necesitan encontrar un balance entre apoyar el crecimiento del PIB para prevenir un aterrizaje forzoso y proteger el trabajo, mientras que por el otro lado, debe manejar la burbuja de los riesgos crediticios. Al mismo tiempo, los negocios en China están enfrentando desafíos crecientes, como los del alto apalancamiento con costos elevados de financiamiento (a pesar del relajamiento en la política monetaria), bajas utilidades (imputable a la sobre capacidad en ciertos sectores) y la volatilidad del tipo de cambio y de los mercados de valores. Las medidas en la política monetaria no han sido efectivas en 2015 y Coface espera más paquetes de estímulos en 2016, las autoridades chinas se esfuerzan para evitar un aterrizaje forzoso”, comentó Charlie Carré, economista de Coface.

Alto riesgo sectorial: construcción, metales y tecnologías de la información

De acuerdo con la encuesta de Coface, el sector de la construcción parece ser el de mayor riesgo y la situación se deteriora rápidamente. 28.3%  de las ventas a crédito del sector tienen retraso de pago por más de 150 días y 57% de los encuestados tienen impactado más del 2% de su facturación total por retrasos superiores a 6 meses. El sector de los metales y de la tecnología de la información, reportan 13% y 15.2% respectivamente, en cuentas con retraso de pago de ventas a crédito con plazos de más de 150 días, mientras que telecomunicación también se encuentra bajo presión. Algunos sectores están en mejor forma pero incluso el gasto familiar relacionado a sectores como el comercio minorista y las industrias automotrices, están viendo un deterioro en su experiencia de pagos.

--------

Coface ha realizado la encuesta de gestión de crédito corporativo desde 2003.  La encuesta 2015 es la décimo tercera edición.  Entre octubre y noviembre de 2015, 1,000 compañías de diferentes sectores han participado. La encuesta provee un mejor entendimiento de la experiencia de pago de las compañías basadas en China y sus prácticas de gestión crediticia.

[1] Fuente : Comisión Reguladora de la Banca de China 

Descargar esta publicación : Panorama: China encuesta de pago corporativa, sólo unos pocos se salv... (571,38 kB)

Contacto


PÉRU

Natalia Padilla
T. +51 (1) 616 – 3434
Email: natalia.padilla@coface.com

Parte superior
  • Spanish