Actualidad y Publicaciones
26/09/2016
Publicaciones económicas

América Latina: ¿por qué las exportaciones manufactureras todavía están apagadas?

América Latina: ¿por qué las exportaciones manufactureras todavía están apagadas?

Es difícil que el comercio sea el principal factor de impulso para el crecimiento de las economías de América Latina durante los próximos años

Hasta 2014, las exportaciones de América Latina fueron impulsadas por el enorme apetito de China por materias primas y el aumento de sus precios internacionales.  Los abundantes recursos naturales de la región trajeron ganancias económicas durante el periodo de bonanza de los commodities. Sin embargo esta tendencia también derivó en la apreciación del tipo de cambio de algunos países en la región, reduciendo la competitividad del sector de la manufactura.

En general, los países fallaron en aprovechar el pasado auge de las materias primas para aplicar las reformas que necesitaban. Quedan serios desafíos, pero los ingresos gubernamentales se han reducido. Los siguientes puntos dificultarán el desempeño en el corto y mediano plazo:

  • Es improbable que la competitividad de precios mejore significativamente, debido a recientes apreciaciones de los tipos de cambio y a una resistencia de los costos laborales a disminuir;
  • No se espera que la economía global reporte un crecimiento vigoroso en el corto plazo;
  • Superar los cuellos de botella en infraestructura será complicado, a la luz de los escándalos de corrupción y la ausencia de un marco regulatorio bien definido;
  • El creciente proteccionismo a nivel mundial y el desarrollo de acuerdos comerciales con zonas económicamente importantes parece ser poco probable.
El sector manufacturero: débil desempeño durante las últimas dos décadas, con predominancia de mercancías simples
GRAFICO PANORAMA LATAM

La evolución de las exportaciones manufactureras para los seis países analizados en este panorama, muestra un incremento en términos de valor. En conjunto, la evolución de las exportaciones primarias fue más importante que la de los bienes manufacturados. La predominancia de las exportaciones de materias primas en algunos países se debe principalmente al incremento en el precio de dichas mercancías (hasta mediados de 2014) que fue acompañado de apreciaciones en los tipos de cambio reales, alzas salariales y, en algunos casos, mayores impuestos. Todo esto ha afectado la competitividad del sector manufacturero durante la última década.
Las exportaciones manufactureras no han visto incrementos significativos en términos de proporción del PIB. La contribución de las exportaciones manufactureras al PIB ha aumentado en los seis países, incluso si esta tendencia parece haberse revertido en 2015. En México, el único país en la región donde las exportaciones manufactureras son predominantes, estas aumentaron a 27% del PIB en 2015, arriba del 19% observado en 2005. En los otros cinco países, las exportaciones manufactureras representaron menos de 5% del PIB en 2015.
La evolución de las exportaciones manufactureras ha quedado relativamente intacta por los movimientos del tipo de cambio. Los países en la región dependen en gran medida de sus exportaciones de materias primas, mientras que la representatividad de los commodities en las importaciones totales no es normalmente tan alta en estas economías. La fuerte contracción en los precios internacionales de los bienes primarios, que empezó en 2014, fue seguido de las presiones devaluatorias de los tipos de cambio.

¿Qué es lo que está apagando las exportaciones?
  • Costos laborales: Los salarios reales también juegan un papel importante para determinar la competitividad de los productos, ya que normalmente la mano de obra pesa mucho en las estructuras de costos de las empresas. En Argentina y Brasil, los salarios mínimos en estos dos países han aumentado sistemáticamente a una tasa mayor que la productividad.
  • Pobre infraestructura:  La pobre infraestructura de América Latina es un asunto bien conocido, pero desafortunadamente poco se ha hecho durante el periodo de la bonanza de las materias primas para mejorar su calidad. Este aspecto es uno de los factores que puede detener el repunte de las exportaciones. La compleja burocracia para la exportación también obstaculiza las actividades manufactureras de la región.
  • Limitados acuerdo comerciales: Durante la década pasada, el Mercosur tuvo solo dos acuerdos comerciales exitosos con países de menor importancia en función de volúmenes comerciales. Incluso con los países de la Alianza del Pacífico, el cual ha sido más eficiente en establecer alianzas, ha fallado en alcanzar exportaciones manufactureras más brillantes.
Exportaciones manufactureras: no se espera un desempeño positivo en el futuro cercano

Es improbable que una competitividad de precios mejore significativamente, debido a recientes apreciaciones de los tipos de cambio y a una resistencia de los costos laborales a disminuir. No existe una clara evidencia de que episodios de fuerte depreciación monetaria de América Latina vayan siempre secundados por un incremento de las exportaciones manufactureras.
Otro aspecto es que no se espera que la economía global reporte un crecimiento vigoroso en el corto plazo, lo que limita la demanda internacional de productos manufacturados. Coface estima que el PIB de las economías desarrolladas se elevará 1.6% en 2016 y 2017 (abajo del 1.9% en 2015). En los mercados emergentes, se prevé que el PIB crezca 3.7% este año y 4.2% en 2017, arriba del 3.4% en 2015. En China, se espera que la actividad continúe su desaceleración gradual.
Resolver los problemas de infraestructura es crucial para fortalecer la productividad de las mercancías regionales, ya que reducirá los precios de los fletes. Las asociaciones público-privadas son altamente respaldadas por los gobiernos locales –aunque los inversionistas se mantienen cautos, debido al deterioro del ambiente de negocios.
A nivel mundial el ambiente político y económico es menos favorable que nunca para el libre comercio y el creciente proteccionismo dificultará el crecimiento de las exportaciones.
“En general, los países fallaron en aprovechar el pasado auge de las materias primas para aplicar las reformas que necesitaban. Quedan serios desafíos, pero los ingresos gubernamentales se han reducido”, comentó Patricia Krause, economista de Coface para América Latina.

En resumen, Coface espera que las exportaciones manufactureras se mantengan débiles en el corto plazo. Incluso en 2017 una fuerte recuperación es improbable, no obstante un incremento gradual de la demanda mundial y los precios de las materias primas darían lugar a una ligera mejora.

Descargar esta publicación : América Latina: ¿por qué las exportaciones manufactureras todavía ... (620,64 kB)

Contacto


PÉRU

Natalia Padilla
T. +51 (1) 616 – 3434
Email: natalia.padilla@coface.com

Parte superior
  • Spanish